viernes, 30 de agosto de 2013

Anorexia, Ofelia y Narciso: algo mucho más siniestro de lo que parece

Hace tres años, escribí una reflexión sobre el tema de la anorexia, viendo en mis clases un gran número de jóvenes que padecían esta distorsión en la percepción de la autoimagen. No me gusta llamarla enfermedad..  
Últimas imágenes de la Reina de España, abril 2015
Ahora, y a la luz de todo lo investigado desde entonces, entiendo que la anorexia no es una fatalidad,  una moda o una manía más de los tiempos posmodernos sino que forma parte de una agenda sinestra: llevar a la juventud a la esterilidad y la autodestrucción. Pues si las modas han podido ser muy dañinas (como el corsé o los pies de loto) hasta donde yo sé, son muy escasas las modas suicidas. Porque entiendo que los kamikazes o el sepukku  (hara kiri) no son modas, sino rituales. 

El siguiente artículo vuelve a retomar la estructura del anterior pero con cambios sustanciales. Espero que la información sea constructiva y pueda ayudar a las personas que están atrapadas en este círculo infernal del ego al menos, a atisbar algo del funcionamiento de sus  ocultos mecanismos.


Historia y mitos
Dicen que la primera anoréxica fue Santa Catalina de Siena, porque ayunaba días y días. Pero esto es un error pues no debemos confundir ayuno con anorexia: el místico que ayuna no busca un aspecto exterior y aún menos una aprobación externa a su físico, que es lo que menos le preocupa. El ayuno ha sido y sigue siendo un medio que tiene la persona para entrar en estados modificados de conciencia. Estar delgado será pues una consecuencia, en todo caso un medio pero jamas un fin. Santa Catalina de Siena no era anoréxica sino mística, porque el ayuno es un camino hacia la iluminación, ayuda  a la meditación profunda y al paso a otra dimensión.

El místico que ayuna está buscando algo en su interior. Y con tanta intensidad que los demás no entran en consideración, directamente los demás no existen. En cambio la persona anoréxica está obsesionada con su imagen, con el afuera, con lo que ven, con lo que piensan los demás.  La anorexia es la esclavitud del aspecto físico llevada al extremo, en una sociedad en la que la mujer es bella en cuanto es una buena promesa de cama: la mujer sólo es considerada bella en la medida en que es atractiva, en tanto en cuanto es proveedora de placer. Cosificación extrema del cuerpo femenino; al lado de ella, la mujer florero todavía tiene dignidad.

La confusión entre el ayuno con fines espirituales, o de limpieza interior,  y la anorexia, confusión muy extendida en la Red, expresa para mí que estaríamos ante una inversión (y perversión) más de esta Posmodernidad (para los interesados en este concepto de inversión recomiendo la lectura indispensable de La danza final de Kali, de Ibn ASad) . La confusión entre ayuno y anorexia no es sorprendente, es más, es comprensible en el mundo de las prisas en el que no hay tiempo para pensar en profundidad lo que se dice.  La práctica del ayuno expresa la relación entre el no comer y el deseo de trascender lo físico. Pero la anorexica precisamente no busca trascender lo físico, sino todo lo contrario: está obsesionada con lo físico, sólo piensa en el aspecto exterior y  no se eleva en ningún momento hacia lo espiritual,  atrapada  en el aspecto visual de esa carnalidad odiada.

Todos queremos, de una manera u otra, gustar y ser queridos. Pero el caso de la anorexia constituye un extremo del miedo a no gustar, un miedo que en este punto se ha convertido en una trampa mortal. La persona anoréxica ha perdido todo control sobre su existencia, está vendida a la opinión ajena,  vive esclavizada a la mirada externa, ya no controla su vida, depende de los demás para definirse, para comprenderse, para vivir, para ser . Y está dispuesta a gustar desapareciendo. Es un tipo extremo de esclavitud consentida. Es estar dispuesto a morir con tal de gustar, y para ello se adopta el look Auschwitz,  la estética del exterminio -en este caso auto-exterminio-. Al estar obsesionada con la valoración externa,  el espejo se convierte en compañero de viaje, un compañero letal.

Y aquí aparece la combinación de dos mitos: Ofelia y Narciso.

Ofelia decide suicidarse al no poder soportar la deshonra de amar al asesino de su padre: amor filial y amor a la pareja entran en conflicto pero no se resuelven,  no se aceptan dentro,  sino que se elije morir por miedo, pues la deshonra es miedo al qué dirán. Pero para su suicidio, la Ofelia anoréxica roba el arma a Narciso, el espejo, el traidor espejo,  creyendo tener en él a un aliado que le va a permitir alcanzar la forma perfecta, cuando de hecho se va a convertir en su peor enemigo.
                                        
Espejar, especular significa también fantasear, imaginar. El reflejo no es la realidad, sólo es una ilusión, deformada por nuestro juicio; nuestra mente cree que lo que ve, que lo que percibe ES la realidad. Estaríamos ahora, en este fin de ciclo, en el extremo autodestructor del imperio del ojo - aquel ojo que se instauró como centro de la concepción humanista del mundo con el Renacimiento-. La  persona anoréxica confunde realidad percibida con realidad, cree que ella ES lo que ven sus ojos. La mente nunca duda de lo que sus ojos ven, cuando está científicamente estudiado que una persona se altera y hasta grita cuando ve que su mano imaginaria está siendo sometida a algún tipo de agresión[1]. Creo que sería un buen ejercicio desconfiar más de los que nuestros ojos ven...


Narciso atribuido a Caravaggio, 1595-1600, Palazzo Barberini.

Narciso se enamoró de la imagen que veía reflejada en el agua. Y tanto se quiso acercar a besar esos labios que cayó en las aguas y en ellas pereció, fundiéndose con su propia imagen.

Pero la Ofelia anoréxica es un Narciso invertido porque en lugar de enamorarse de su autoimagen, se odia ; y ese reflejo, deformado por la percepción de la mente, lleva a la muerte por inanición.

Romanticismo y puritanismo

Pero volvamos a la historia. Donde sí podemos hablar de anorexia es con el primer hombre anoréxico que aparece en la historia como tal, Lord Byron. El poeta romántico se jactaba de haber adelgazado 17 kilos en unos pocos meses. Ayunaba durante días, alimentándose exclusivamente de leche porque, en su afán de absoluto, quería ser etéreo, lograr ser sólo espíritu. El ayuno sigue en este caso relacionado con lo espiritual, pero el cambio se sitúa en la preocupación de Lord Byron por su aspecto físico: ser delgado significaba para él ser espiritual, y no bajo y carnal. Los místicos  que ayunan y meditan no están preocupados por el aspecto que tienen.
                                         

Sigamos estudiando la relación entre el cuerpo y el espíritu en la religión de Occidente. En la ideología cristiana que culpa a la carne de nuestra caída, el cuerpo es la sede del pecado. El cuerpo y sus necesidades son enemigas del alma porque nos arrastran a los asuntos terrenales, que son considerados bajos y sucios. En esta perspectiva, el cuerpo impide alcanzar la pureza. La carne es vil y no nos deja ascender a las cumbres de la espiritualidad.

El cuerpo y sus necesidades físicas es entonces percibido como el enemigo. Y aunque parezca imposible, esta es la ideología que subyace, todavía hoy, tras el rito de la anorexia.

La percepción negativa del cuerpo y de sus necesidades encuentra en el puritanismo británico el espacio ideal para prosperar a partir del Romanticismo, es decir hacia 1830, y durante la etapa victoriana, es decir todo el siglo XIX. Si el siglo XVI europeo vivió bajo la fascinación del  imperio español, el siglo XVIII lo fue del imperio chino y del gusto francés. El siglo XIX fue el triunfo indiscutible del Imperio británico y los ideales puritanos se extendieron a las clases acomodadas de todas las naciones occidentales. ( De ahí nace el Corte Inglés, una sastrería madrileña que supo adaptarse al prêt-à-porter como ninguna) Así, de la mano del puritanismo, la anorexia iba a cebarse con las mujeres.

 . Libro de medicina de siglo XIX en el que vemos la deformación de la caja torácica por el uso cotidiano del corsé.

Bajo el influjo inglés, la estética en boga en Occidente exige que la mujer idealmente femenina tenga una cintura de avispa que el hombre pueda rodear uniendo sus pulgares por delante y dedos corazón por detrás, aunque para ello la mujer deba vivir asfixiada por un corsé que deforma el tórax y desplaza los órganos, provocando enfermedades y abortos. El grabado adjunto ilustra un libro de medicina del siglo XIX en el que el autor denuncia esta insana costumbre. Pero de nada sirvió advertir a las mujeres del peligro de aquellas prácticas, del mismo modo que hoy en día la gente sigue friéndose en las playas a pesar de la advertencia del cáncer de piel.  La historia de la  moda revela que, en los hábitos estéticos, la peligrosidad de un hábito no evita su práctica.

En el siglo XIX, desmayarse era lo-más, era ser finísssssssssima. Una tez pálida era la prueba visible de tener una exquisita educación. La dieta ideal: langosta con champán. La dieta preferida de las modelos de pasarela. ¿Carne roja? ¡Qué horror! El hambre de carne llevaba al hambre de carne[2] y eso era impensable en una mujer comme il faut.

Años 30 y estética nazi
Odalisca con magnolias, Matisse, 1924

                                               
Los años 30 serán testigos de una sorprendente innovación que hoy pasa desapercibida porque se ha normalizado, una innovación venida de la estética del fascismo alemán, que también compartían los soviéticos, por cierto, y de su obsesión por un cuerpo sano y atlético. Greta Garbo y Marlene Dietrich con sus cuerpos andróginos sin pechos ni caderas,  inauguran la llegada de la estética nazi  al celuloide que se contagiará rápidamente a toda la sociedad occidental: a partir de ese momento, para ser bella una mujer deberá ser alta, rubia, atlética, con ojos azules y muy delgada. La estética nazi está tan implantada en nuestras mentes que no percibimos la extrañeza de sus normas.
Enlace permanente
Running girls 1941
Ideal soviético de mujer por el pintor ruso  Aleksander Deineka, 1941, se parece sorprendentemente a la estética nazi.
Si bien la cabellera rubia es un arquetipo de feminidad, juventud y pureza en Occidente presente desde la Biblia, jamás, en la historia de la humanidad,  las mujeres altas, delgadas y andróginas habían sido iconos  de belleza. Basta observar que, en aquellos mismos años 30, Picasso y Matisse seguían prefiriendo las mujeres entraditas en carnes, como siempre habían sido los modelos de belleza femenina anteriores a las  dictaduras, tanto fascistas como soviéticas 
Suite Vollard, Picasso, 1933.


Años 60, años de palillos

Otro paso importante hacia la moda de la extrema delgadez fue dado cuando, en los años 60, la mayoría de los diseñadores, siendo homosexuales y prefiriendo, lógicamente,  las formas masculinas a las femeninas, comenzaron a vestir a mujeres planas y delgadas como estacas generando la estética Twiggy, la modelo “palillo”, alta, delgada, sin caderas ni pecho que paseaba los primeros trajes de chaqueta pantalón de Yves Saint Laurent. El diseñador francés y homosexual fue el primero en vestir a las mujeres con la prenda que simboliza la elegancia masculina, una expresión visible en la indumentaria del movimiento de liberación de la mujer que ya no pararía, hasta hoy, en que la mujer liberada empieza a descubrir que el feminismo es feminicida, como muy bien describe Prado Esteban [3].

Twiggy (ramita en inglés)  la modelo niña de los años 60, otra relación histórica
 entre la extrema delgadez y la Gran Bretaña. 
Twiggy físicamente no era una mujer, era una niña que preparó a Occidente al look Auschwitz.
Que los homosexuales prefieran las mujeres andróginas puede ser comprensible. Pero, nos podemos preguntar, ¿por qué los hombres que no son homosexuales también las prefieren delgadas? Por varios motivos. 

Lolitas, Electras e incestos

Muchos hombres las prefieren niñas, pequeñas, modositas, obedientes: lolitas. Por el deseo  natural de incesto. Pero esto no se puede decir. El deseo de incesto es un impulso natural del ser humano; por eso se prohíbe. Sólo se prohíbe lo que apetece[4]. El deseo de incesto ha sido y es aceptado en muchas culturas. En la nuestra, no, por razones que han sido estudiadas por Marvin Harris[5] y otros. Muchos padres desean a sus hijas. Algunos llegan a hacerlo, otros consiguen controlarlo, pero el deseo de incesto está ahí, soterrado, oculto.

Si bien es cierto que las Lolitas, como describe la novela de Nabokov, ejercen un poder de seducción muy grande y, de alguna manera, pueden llegar a dominar el comportamiento de los hombres seducidos, la cuestión que estoy aquí describiendo  es que detrás de la anorexia y de las parejas sesentones con lolitas subyace el rechazo a la mujer madura y esplendorosa en sus formas.

Pero nunca hay una sola causa a un fenómeno: en el siglo XX el hombre contemporáneo ha perdido su lugar tradicional de proveedor de protección y alimento de su  manada y no sabe cómo reubicarse. La mujer que durante milenios estaba circunscrita al ámbito de la casa y la familia ahora está por todas partes: en la empresa, en la política, en la universidad….Ante una mujer que ocupa los espacios tradicionales del hombre, los hombres no saben dónde ubicarse ellos mismos, y prefieren relacionarse sentimentalmente con mujeres que ocupen poco espacio físico, y que se parezcan más a sus hijas, inexpertas y frágiles con las que poder mantener el papel tradicional de superioridad y protección.
Un hombre de 60 años casado una mujer de 30 es aceptado como algo normal. Lo inverso sería percibido como grotesco.
En la pareja Harrison Ford y Calista hay algo incestuoso pero, en nuestra sociedad, machista en muchos aspectos, esta gran diferencia de edad no resulta chocante. En numerosas películas, las estrellas de cine masculinas no suelen compartir la cartelera con actrices de su misma generación, sino con mujeres mucho más jóvenes. A partir de sus 50 años, actrices como Faye Dunaway, Merryl Streep, Susan Sarandon o Emma Thompson dejaron de ser las parejas de sus colegas generacionales Sean Connery, Al Pacino, Robert de Niro, Jack Nicholson o Michael Douglas. Ellos siguieron interpretando historias de amor pero con actrices veinte o treinta  años más jóvenes que ellos.

Estas parejas de hombres sesentones con jóvenes treintañeras son tan frecuentes en el cine que ha pasado a ser algo completamente normal, porque lo habitual se vuelve normal, aunque sea un despropósito. En este caso, hay casi 30 años de diferencia. Cuando una mujer de sesenta se acuesta con un joven de treinta no tiene glamour, se ve grotesco, pero en los hombres no. Calista es tan frágil que parece que se va a romper, tan menuda que cuando es necesario su marido la pliega y se la mete en el bolsillo como si fuera una muñeca. Y ella, como Electra, se ha enamorado de su padre protector llevando así a la realización el deseo de incesto que también tenemos las mujeres. 

Mujeres fuertes y hombres desubicados

La estética de la extrema delgadez coincide en el tiempo con la liberación de la mujer. Tras miles de años de sociedades  en las que los roles de hombres  y mujeres estaban muy bien definidos, la mujer en el siglo XX ha entrado en terrenos reservados desdibujando los espacios de acción. Mujeres artistas, empresarias, científicas, políticas, filósofas, a la vez que madres, educadoras, cuidadoras...Las mujeres han tomado tanto poder tan deprisa que el hombre no sabe qué hacer, qué espacio ceder y las prefiere pequeñitas. Según algunos sociólogos[6] ,  la anorexia podría también ser un arma del inconsciente colectivo para que la mujer ocupe físicamente menos espacio en la sociedad.

Perchas anoréxicas y  manipulación mental de la juventud


Pero hay un factor más detrás de la moda de la delgadez extrema, y éste, bastante siniestro, está ligado a la economía de la alta costura y a los desfiles de pasarela. Hubo en los años 80 y 90 una tendencia a las modelos-divas como Claudia Schiffer. Estas modelos tenían cuerpos espectaculares y los vestidos se hacían a sus medidas, por lo que si en el último momento antes de desfilar la modelo decidía exigir un aumento en sus honorarios, el diseñador estaba pillado pues nadie más podría llevar esas prendas. La solución fue diseñar ropa para “perchas anoréxicas intercambiables”: si la modelo prevista se desmaya, se deprime o simplemente se muere, no habrá problema para  encontrar a una reemplazante, pues todas son el mismo esqueleto andante. Este motivo de gestión de ahorro del look Auschwitz en los recursos humanos de las pasarelas puede sorprender pero es la cruda realidad.

Existe, en mi opinión, otra causa, nada casual, y que tiene una intención todavía más siniestra si cabe: fomentar subliminalmente en el inconsciente de los jóvenes  un modelo estético que los aniquila. Existe abundante literatura sobre la presencia intencionada de mensajes destructivos, pero invertidos, en las letras de famosas canciones del los ídolos del Rock and Roll. Es un hecho indiscutible que las estrellas del Pop y del Rock, apoyadas masivamente por los medios de manipulación de masa, guían, como estrellas que son, a los jóvenes hacia el consumo de alcohol y drogas, la falta de respeto a uno mismo, la completa ausencia de valores, el sexo por el sexo llamado liberación sexual, la celebración del nihilismo,  la autodestrucción y la muerte. Importante es saber que las anoréxicas pierden la regla, lo que es vivido por muchas jóvenes, ignorantes de todo lo que aquí describo, como otra ¨"liberación", esta vez del rollo de la menstruación: la naturaleza es muy inteligente, sabiendo que no hay apenas comida para uno, no se arriesga a traer a otra vida en ese cuerpo...

Autodestrucción y esterilidad: la anorexia es el sueño del eugenista que quiere eliminar una parte de la población. Como también lo fue la auto-esterilización de Angelina Jolie que ha llevado a miles de mujeres a automutilarse drásticamente.
Amy Winehouse drogada, estrella a seguir por millones de jóvenes.

Como muy bien describe Allan Watt, gracias al trabajo de los medios y la TV, que están todos controlados por los mismos grupos de poder, estas estrellas logran convencer a los jóvenes que el consumo habitual de drogas y alcohol mola, porque  expresa "libertad". Que la adicción a todo tipo de sustancias sea entendida como una liberación es, de nuevo, otra expresión de la inversión en la que vivimos. 

A pesar de los intentos por parte de algunos gobiernos, de impedir por ley que las modelos sean extremadamente delgadas, varios grandes diseñadores, como Versace, se han negado a cambiar su estética en las pasarelas. Y yo sospecho que éstos forman parte de esta élite que busca llevar a la juventud hacia su autodestrucción.



Y por si fuera poco,  la publicidad  nos vende la delgadez como sinónimo de salud y de belleza, cuando las defensas de la mujer se acumulan en su grasa corporal. Está científicamente demostrado que las mujeres muy delgadas no tienen mejor salud que las que tienen su capita de grasa.
  


[1] Este mecanismo es el mismo que funciona en el experimento de la mano de goma, en el que tu brazo real queda oculto mientras el investigador toca un brazo de goma que lo sustituye. Cuando va a pinchar el brazo de goma, la persona retira su mano automáticamente, porque ha interiorizado que el brazo falso es el suyo. Ver  http://es.noticias.yahoo.com/blogs/neurolab/qu%C3%A9-le-pasa-tu-cerebro-si-lo-metes-184720276.html
[2]  Cuando yo era niña en los años 60,  la madre de nuestros vecinitos ingleses decía  que no les daba carne roja para evitar que se excitaran con deseos impuros.
[3] Prado Esteban es la especialista del tema feminismo feminicida, recomiendo su blog  http://prdlibre.blogspot.com.es/ , sus conferencias, publicaciones y entrevistas 
[4] En breve publicaré un artículo sobre el tabú del incesto. 
[5] Marvin HARRIS, Nuestra Especie.
[6] Josep TORO,  El cuerpo como delito.








  







35 comentarios:

  1. Buenas tardes,

    Solo decir: Muchas gracias por este gran post, y muchísimas gracias anticipadas por permitirme dejar este link: http://lacomunidad.elpais.com/loli/2010/11/1/carreras-kilos-princesas-pro-ana-pro-mia-tips-como a un post que trata principalmente de ayudar -y que quizás ya conozcas-. Quede entre todo/as podamos con los blogs PRO ANA y MÍA INUNDAR los BUSCADORES (...)

    Un Afectuoso Saludo.

    Loli

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con el artículo, con su fondo aunque me gustaría realizar alguna puntualización. Llamar a las chicas niñas, pequeñas, obedientes, sumisas Lolitas, es un error. Nabokov describe en este libro - un poco aburrido, por cierto - la pasión de un hombre adulto por su hijastra, pero ella no es precisamente sumisa ni obediente, es él quien sucumbe a su propio deseo y es ella la que dirige y hace de él "un pandero" como se diría en lenguaje coloquial. Creo que este libro expresa bien el temor del hombre a desear tanto a una mujer que por ella sea capaz de cometer cualquier locura - en este caso el protagonista llega a cometer un asesinato -.
    No sólo los hombres desean tener a su lado a una mujer que sea menos que ellos en cualquier campo. Como no soy hombre no conozco la educación que ellos reciben, pero como mujer sí conozco la que he recibido yo y muchísimas mujeres. La mujer es educada para desear al hombre que es más que ella, que es más alto y más fuerte físicamente, que tiene más dinero, que es más inteligente, que tiene más estudios... No sólo resulta grotesco que una mujer de sesenta años tenga una relación con un hombre mucho más joven que ella, también resulta grotesco que ella sea más alta y más fuerte físicamente que él. Hay un dibujante de cómic que explota esta faceta y en sus viñetas las mujeres son mucho más altas y gordas que los hombres, pequeñitos y flacos - y
    explota así la faceta cómica de una pareja desigual.
    En cuanto a la misma anorexia estoy de acuerdo en todo lo expresado pero pienso que le falta al artículo hacer énfasis en un aspecto muy importante. ¿Cómo se origina la autodestrucción en una niña o en un niño? No sólo son las mujeres las afectadas por la anorexia, cada vez hay más niños afectados también por ella. Pienso que es un proceso psicólogo más complejo. El hombre o la mujer afectados por la anorexia reflejan en el desorden alimentario un gran desamor y rechazo por sí mismos que se traduce en el rechazo por el propio cuerpo. En ocasiones el sentimiento autodestructivo es tan grande que lleva a la muerte. Pienso que la anorexia es una enfermedad mental. La persona ve su cuerpo de una manera sesgada, errónea. Es como si tuviera una alucinación u oyera voces. Parece también un pensamiento paranoico focalizado, eso sí, en la necesidad de adelgazar hasta reducirse a ser un manojo de huesos. Como toda enfermedad mental es creada por la sociedad representada por el núcleo familiar y el núcleo de amistades. La sociedad no es un ente abstracto sino muy concreto: familia, colegio, amistades, vecindario, televisión, Internet, etc. Para desterrar el desorden alimentario habría que eliminar la mayor parte del componente autodestructivo de la personalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí soy hombre y estoy de acuerdo con este comentario . También querría destacar el hecho de que ( no soy especialista y voy a hablar de mi experiencia , de mi entorno ) conozco más casos de crisis anoréxicas que de anorexia en sí misma . Las crisis anoréxicas son puntuales y se enmarcan dentro de la bulimia . Pienso que la compulsión a la bulimia es totalmente predominante en la propaganda mediática . Esta bulimia en muchos casos produce crisis anoréxicas que pueden llevar a la muerte súbita fácilmente .

      Eliminar
    2. Teresa, con todos mis respetos. No pongamos etiquetas que ya demasiadas tenemos, a partir de los DSM en psiquiatria y psicologia, y mas que van a venir con el nuevo DSMIV.
      Ni la anoriexia ni la bulímia, las dos caras de una misma moneda, son enfermedades mentales.
      Dichos trastornos se originan mayormente dentro de las familias, normalmente suelen ser sujetos con un alto grado de perfeccionisme, con malas relaciones con sus padres, sobre todo con la madre, educaciones muy estrictas.

      El tema es bastante mas complicado como para opinar que si enfermedades mentales, que si paranoias, etc etc.

      Para finalizar te recomiendo que leas los libros de Alice Miller, psicoanalista, i tambien a Laura Gutman.

      Saludos cordiales

      Laura

      Eliminar
  3. Extraordinario y muy ameno.

    ...Y una buena explicación de como pueden pensar tantas mujeres que a los hombres nos gustan los esqueletos.

    ResponderEliminar
  4. Quedamos a la espera del artículo específico del tema muy serio del feminismo... :-)

    ResponderEliminar
  5. Para mensajes más personales, ruego al lector utilice el mail arriba indicado. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  6. Los homosexuales también buscan a jóvenes en lugar de buscar viejos para el mercado sexual a los que, eufemísticamente, se denomina en el artículo madurez esplendorosa ¿La elección de los homosexuales también se debe a esa terrible lacra, que nadie sabe exactamente definir que es y a la que se denomina machismo, o es que simplemente lo que atrae en el sexo es la juventud y lozanía? En fin, doctores tiene la iglesia feminista que seguro que encontrarán una respuesta adecuada para justificar sus fantasias y desvaríos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hablas desde ti, desde tu proyección. Los homosexuales buscan a jóvenes, menos jóvenes, viejos y menos viejos. Por suerte, hay para todos los gustos, aunque creas que sólo los tuyos existen.

      Cuando digo mujeres maduras y esplendorosas no me refiero a las viejas, como tu dices, sino a mujeres que ya no están en la juventud y que están espléndidas. Existen, si, aunque tú no las veas. :-)

      Existe un culto a la juventud en nuestra sociedad, que hemos heredado de los años 30 totalitarios y que he tratado en mi conferencia EStética Nazi en la actualidad.

      Eliminar
    2. Pues da la impresión de que quien está proyectando lo que le gustaría que fuera la realidad eres tu. La sexualidad forma parte del instinto de reproducción y la reproducción es propia de la juventud. Por eso atrae la carne joven. Hay jóvenes que venden su carne, explícita o implicitamente, a quien tiene recursos para pagarla. Evidentemente existen otras situaciones como la zoofilia, la gerontofilia, y todo tipo de parafilias pero son desviaciones de lo establecido por el Orden Universal. Cualquier desvarío y fantasia puede ser explicada porque el papel lo aguanta todo pero la realidad es tozuda.

      Eliminar
    3. Lástima que el sexo sea sólo ya alguien que mete un trozo de uno mismo dentro de otro ser, buscando una satisfacción egoísta.

      Eliminar
    4. El sexo es lo que ha sido siempre: el mecanismo que tiene la naturaleza para perpetuar algunas especies como la humana (también hay reproducción asexual). Todo los demás son conjeturas y ganas de manipular o marear la perdíz.

      Eliminar
    5. Confirmas mis sospechas: para tí el sexo es un mero mecanismo de reproducción.

      Y así nos va...

      Eliminar
    6. Si para ti el sexo no un mecanismo de reproducción deberías estudiar algo de biología. Pronunciarse desde esa prepotencia propia de fundamentalista, que quiere imponer sus creceencias a los demás, no da la razón.

      Eliminar
    7. Te olvidas, anónimo, que yo aquí, estoy en mi casa, en mi espacio, en el que digo lo que pienso, como es lógico. Luego no se me puede acusar de intentar imponer nada, simplemente comparto lo que pienso.

      De nuevo creo que proyectas: el que pretende imponer sus opiniones en espacios ajenos y con modos un tanto agresivos y altaneros eres tú.

      Para muchas personas, el sexo es algo más, bastante más que un acto biológico. Por eso existen relaciones sexuales entre personas que ya no pueden procrear.

      Lo siento si no lo has sentido dentro de ti, es algo maravilloso. :-)

      Eliminar
    8. Esto no es una casa ni un espacio ajeno, aquí se accede libremente desde cualquier ordenador. No proyecto nada, solo argumento algo facilmente comprobable. Que sea posible el apareamiento infertil no significa que exista, para ello, ninguna explicación psicoanalítica ni alguna maravillosa razón sobrenatural. Todos nos acostumbramos, e incluso nos hacemos adictos, a las sensaciones placenteras, eso es todo.

      Eliminar
    9. Es un bar o un restaurante un espacio público en el que se puede hacer y decir lo que uno le apetezca? Evidentemente no. Por eso existe la noción de "se reserva el derecho de admisión".

      Aunque después de todo lo que has escrito es posible que hasta eso no lo entiendas.

      No, anónimo, este es un espacio privado en el que puedes entrar gratis y libremente pero porque así YO lo he decidido. Y también puedo no publicar tus comentarios. Que es tal vez lo que debería haber hecho dada la pobreza intelectual, la escasa sensibilidad, la falta de profundidad y estrechez de miras de tus aportaciones.

      En cuanto a tu frase " Todos nos acostumbramos, e incluso nos hacemos adictos, a las sensaciones placenteras, eso es todo" deja claro que no ves la diferencia entre lo que tú piensas y lo que pasa a tu alrededor.

      Lamento tener que informarte que yo no me incluyo en esos "todos". Hay personalidades adictivas y otras no. Tú, según lo que afirmas tan frescamente, debes ser un adicto al sexo genital y coital. Y eso es todo, sí, eso es todo lo que eres capaz de percibir: te crees que tu manera de estar en el mundo es la única posible, y, lo que es peor, la correcta.

      Eliminar
  7. ¿Anorexia? Sí, no niego que sea un problema, pero mientras tanto, el cáncer de pulmón está aumentando entre las mujeres a un ritmo de un 6% anual. Y ya ves, se trata de un mal casi incurable que mata mucho más que la dicha anorexia y eso que han dado en llamar "violencia de género". Entonces, ¿por qué no se aplica la "perspectiva de género" al tema del tabaco? ¿Acaso será porque si hay un colectivo social que es y ha sido especialmente adicto al tabaquismo ese sería el de las feministas? Sí, porque las feministas como nadie han sido las más entusiastas fumadoras de tabaco, y ello porque percibían en tal práctica una forma de "rebelión", una manifestación de "liberación", una expresión de lo que, a sus ojos, era la imagen de una mujer "moderna", "del siglo XXI". Miremos a nuestro alrededor y fijémonos en las feministas que conocemos. ¿Cuántas de ellas son o han sido fumadoras? (Bibiana Aído y María Teresa Fernández de la Vega son o han sido fumadoras, por ejemplo).

    Por otra parte, me parecen muy poco afortunados párrafos como el siguiente:

    "Muchos hombres las prefieren niñas, pequeñas, modositas, obedientes: lolitas. Por el deseo natural de incesto. Pero esto no se puede decir."

    No es que no se pueda decir, es, sencillamente, que no se puede demostrar, que sería lo importante. Y mientras afirmaciones como ésta -que rezuman misandria- no vayan acompañadas de trabajos que demuestren tal supuesto,tendré que considerar que no estoy leyendo un texto serio, sino una retahila de prejuicios dignos de la autora del SCUM.

    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo Sandra que conocerás el origen del tabaquismo en las mujeres (ver Edward Bernays, the Century of the Self, en You tube), es algo ya sabido que fue intencionadamente diseñado.

      El problema del cáncer en las muujeres es sumamente grave, pero no sólo por el tabaco. Algo tan cotidiano como los desodorantes con aluminio, por ejemplo, están provocando una aumento importante en los cánceres de los ganglios de las axilas, ( se puede usar la barra de alumbre, en herbolarios, que no es tóxico y funciona) o las impuestas mamografías que provocan cáncer de tiroides porque cuando te las hacen no te protegen la tiroides de las radiaciones con una simple tapeta. O el cáncer de pulmón muy frecuente en mujeres que se dedican a la limpieza industrial con productos tóxicos. Pero no porque haya aumento de cánceres en las mujeres, deja de ser la anorexia algo muy serio y muy triste.

      En cuanto a demostrar el deseo de incesto, están los innumerables casos clínicos que te podrán comentar psicoanalistas y psicólogos, y estudios de sociólogos y antropólogos. Y nos es este post un lugar para demostrar esta realidad milenaria, esto es sólo una reflexión que comparto pero que no tiene por qué estar todo el mundo de acuerdo con lo que digo.

      Y tu acusación de misandria y compararme con Valerie Solanas y su infumable SCUM, en fin... es tu opinión.

      Gracias por tu comentario, anyway.


      Eliminar
    2. Te ha faltado decir que el tabaquismo fue "intencionadamente diseñado (por varones, claro)"... ¡¡Qué fácil es echarle la culpa a otro de las propias miserias!!

      "El problema del cáncer en las mujeres es sumamente grave"... Bueno, yo diría que el problema del cáncer en las PERSONAS es sumamente grave. Ya ves, es la diferencia entre aplicar la "perspectiva de género" y la perspectiva humana.

      ¿"Impuestas momografías"? ¿Se obliga a las mujeres a hacerse una mamografía? Sólo te ha faltado añadir "impuestas por los hombres"...

      En cuanto a esa "realidad milenaria" del incesto creo que confundes lo que es la excepción con lo que pudiese ser la norma. ¿O eres de las que dicen que "todos los hombres son violadores en potencia"?

      ¿Misandria en tu escrito? Pues sí, y mucha. Me reafirmo en ello, y más después de leer tu último comentario.

      Sandra

      Eliminar
    3. Si he hablado del cáncer en las mujeres es porque TÚ te habías referido a ello en tu comentario.

      Te ruego no termines mis frases a tu gusto.

      Y me pregunto de dónde te viene tanta agresividad.

      Si lo que digo te sava d tus casillas, existe la posibilidad de dejar de leerme. No le des tanta importancia, sólo son tonterías de una misándrica.

      :-)

      Eliminar
    4. "A pesar de los intentos por parte de algunos gobiernos, de impedir por ley que las modelos sean extremadamente delgadas, varios grandes diseñadores se han negado a cambiar su estética en las pasarelas. Y yo sospecho que éstos forman parte de esta élite que busca llevar a la juventud hacia su autodestrucción."


      Vamos, que los gobiernos no forman parte de la élite, pero sí los diseñadores de moda... ¿Realmente crees que un diseñador de ropa tiene más poder que un gobierno? (el gobierno de ZP con Elena Salgado como ministra de Sanidad, que es a quien en verdad te referías).

      Sandra

      Eliminar
    5. "Mujeres artistas, empresarias, científicas, políticas, filósofas, a la vez que madres, educadoras, cuidadoras...Las mujeres han tomado tanto poder tan deprisa que el hombre no sabe qué hacer, qué espacio ceder y las prefiere pequeñitas."


      ¿Le has preguntado a los hombres si las prefieren pequeñitas o altas, y por qué razón? Hace un tiempo hice un trabajo de investigación acerca de la altura de la pareja ideal deseada tanto por ellos como por ellas. El resultado era que tanto hombres como mujeres buscaban individuos con una estatura más alta que el promedio. Lo demás es una mezcla de chovinismo femenino y comentarios gratuitos sin base alguna.

      Sandra

      Eliminar
    6. "Ante una mujer que ocupa los espacios tradicionales del hombre, los hombres no saben dónde ubicarse ellos mismos, y prefieren relacionarse sentimentalmente con mujeres que ocupen poco espacio físico, y que se parezcan más a sus hijas, inexpertas y frágiles con las que poder mantener el papel tradicional de superioridad y protección."


      Señalar que los hombres buscan mujeres que ocupen "poco espacio físico" (eufemismo por "delgadas", en lugar de "gordas") no tiene que ver con el que una mujer pueda desempeñar trabajos que antes no hacía. Es, simplemente, cosa de los cánones de belleza en una sociedad determinada. Cánones de belleza que también se refieren a la estética masculina. ¿O me vas a decir que a ellas les resulta indiferente que ellos sean calvos, gordos y bajitos?

      Sandra

      Eliminar
    7. Si al leer lo que se escribe en el blog hay que tragarse, por decreto, cualquier chorrada sin derecho a replica; mejor será poner un acceso restringido para que sólo puedan leer los que están de acuerdo con el dogma. Afortunadamente cada vez va a ser más difícil atacar alegremente, sin fundamento y sin esperar una respuesta, a los hombres y todo lo que sea masculino con el fin de justificar la propia incapacidad. El péndulo comienza a descender.

      Eliminar
    8. "Cuando una mujer de sesenta se acuesta con un joven de treinta no tiene glamour, se ve grotesco, pero en los hombres no."


      La realidad es que cuando una mujer de 30 (o menos) se acuesta con un hombre de 60 (o más) suele suceder que el nivel de vida del hombre es lo suficientemente alto como para compensar las limitaciones físicas que impone el paso de los años... Y ojo, porque eso no es práctica habitual de mujeres "tradicionales", sino que entre nuestra progresía es bastante común. ¿O es que las viudas de Alberti y Saramago eran mujeres conservadoras y antifeministas?

      Te aconsejo que navegues en las páginas de contactos de internet, y te fijes en los límites de edad que ponen ellas y ellos. En la actualidad muchísimas mujeres de 40 y 50 años de edad buscan hombres más jóvenes... Ya ves, lo mismo que el feminismo simplón ha echado siempre en cara a los hombres... Así que tranquila, nadie en una sociedad europea occidental va a ver mal que puedas tener un novio más joven que tú... Y si no que le pregunten a Madonna...

      Sandra

      Eliminar
    9. No le hagas caso, Pilar. Es un o una troll. Son muy fáciles de detectar. Son patéticos cuando se les nota tanto. Dice mucho de ti que publiques tales mensajes e, incluso, te molestes en contestarlos. Lástima que no publiques todos mis mensajes, que son escritos con cariño y buen humor :P

      Saludos.

      Eliminar
    10. Gracias P. por tu apoyo incondicional, y gracias por tus encantadores mensajes, que no publico porque no son de interés público, pero no por eso no son apreciados y valorados :-)

      Eliminar
  8. He vuelto a leer el texto de Pilar Baselga, y no acabo de saber si estoy en el blog de Prado Esteban o en el de Lidia Falcón...
    Sinceramente, me parecen lamentables párrafos como el siguiente:

    "Otro paso importante hacia la moda de la extrema delgadez lo fue dado cuando, en los años 60, la mayoría de los diseñadores, siendo homosexuales y prefiriendo, lógicamente, las formas masculinas a las femeninas, comenzaron a vestir a mujeres planas y delgadas como estacas generando la estética Twiggy, la modelo “palillo”, alta, delgada, sin caderas ni pecho que paseaba los primeros trajes de chaqueta pantalón de Yves Saint Laurent. El diseñador francés y homosexual fue el primero en vestir a las mujeres con la prenda que simboliza la elegancia masculina,"


    ¿Qué pretende decirnos esta señora? ¿Que son los hombres (homosexuales) los que visten a las mujeres, y al gusto de ellos? ¿Es que ellas no tienen capacidad de elección? ¿Es que no hay diseñadoras? ¿Te vistes tú, Pilar Baselga, como te lo diga algún diseñador homosexual? ¿Y si tú tienes capacidad de elección, no la tiene el resto de las mujeres? ¿No estaremos cayendo una vez más en el fácil y cómodo echarle la culpa de todo a los hombres (aunque sean homosexuales)?
    Por otra parte, Pilar Baselga parece confundir lo que es la identidad sexual (el que una persona se sienta más o menos hombre o mujer, y que tenga gustos masculinos o femeninos) con la orientación sexual (el sentir atracción erótica hacia uno, el otro o ambos sexos). El ser diseñador es una profesión de vocación, y dentro de la lógica de la división sexual del trabajo así como hay trabajos de hombre o de mujer, también hay trabajos que son típicos de homosexuales (como diseñador o peluquero). Que a un diseñador homosexual le guste acostarse con varones no implica que desee masculinizar a las mujeres. El diseñador homosexual adora la feminidad, pero eso no conlleva que desee acostarse con mujeres. No es ningún contrasentido, como lo demuestra el hecho de que la mayor parte de los travestis son heterosexuales, y que a la mayor parte de los gay no les guste travestirse... Si los diseñadores homosexuales quisieran masculinizar a las mujeres, no se conformarían con verlas esqueléticas, sino que diseñarían para ellas prendas masculinas. La realidad es otra, porque los diseñadores crean estilos ultrafemeninos, y tanto que luego ni siquiera son ponibles... La moda femenina se crea en la calle, y son las mujeres las que libremente -y entre muchas estéticas que coexisten- deciden qué ponerse, generalmente por imitación de los estilos usados por otras mujeres.

    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Sandra, digas lo que digas, mi artículo te ha interesado muchísimo. Te lo has leído y releído, y me alegro que te haya hecho reflexionar sobre cada uno de los puntos. Aunque a veces parece que lo que ha pasado es que he tocado puntos sensibles que te sacan de quicio...

      En algunos comentarios me acusas de ser feminista radical como Valerie Solanas de SCUM, y en otros dices que parezco Prado Esteban, que justamente no lo es... Me pregunto dónde estoy...

      Al final, sirvo para un roto y un descosido, qué bien!

      Gracias por tu interés!



      Eliminar
    2. Nunca te he comparado con Prado Esteba, lo que pasa es que accedí a tu texto vía el blog de Prado Esteban, donde aparece tu escrito sobre la anorexia. Ello me llevó, en principio, a confundir la autoría de estas líneas.
      Naturalmente que hay puntos en tu texto que me sacan de quicio. En eso es en lo único que estamos de acuerdo.
      En cuanto a la alusión a los "puntos sensibles" yo también podría aludir a los mismos,pero respecto a tu caso. ¿La misoginia tiene su origen en "puntos sensibles" (léase desencuentros amorosos), pero la misandria velada no?

      Sandra

      Eliminar
    3. Sandra, te empeñas en ver en mi artículo misandria porque señalo algunos comportamientos masculinos que no son halagadadores, pero las mujeres también reciben lo suyo y en eso no te fijas.

      Nuestra sociedad está polarizada: si no estás conmigo estás contra mí. Si no eres feminista, eres machista. Si dices que muchos hombres las prefieren modositas es porque odias a los hombres... Si eres mujer y quieres trabajar y desarrollarte plenamente como persona, debes abandonar a tus hijos... Si prefieres la soledad es porque eran misántropa. Todo está muy radicalizado.

      No lo veo yo así. Hay muchas maneras de hacer las cosas.

      Yo no veo hombre o mujeres, veo personas, algunas más conscientes, maduras y reflexivas, otras llenas de clichés,sin imaginación, frustradas, aferradas a lo establecido, que se conforman con los lugares comunes y que se sienten agredidas en cuanto se les dice algo que cuestiona su statu quo.

      Pero bueno. Es tu opinión.

      Eliminar
    4. Claro, claro, porque no ves hombres y mujeres sino personas es por lo que te dedicas a hablar de hombres y mujeres. En fin, será cuestión de no volver a entrar aquí. Demasiadas décadas llevamos oyendo estupideces de género

      Eliminar
  9. Para el comentario que dice que la anorexia y la bulimia no son enfermedades mentales: la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha clasificado la anorexia y la bulimia como trastornos mentales y del comportamiento. Cuando recién vi ese comportamiento en mi hijastra (de 12 años) me costaba mucho aceptar que no era sólo una forma más de manipular a sus papas y manifestar la gran vanidad que tiene (que en el fondo es una baja autoestima), he tenido que leer mas sobre el tema para poder apoyarla en el tratamiento que sigue y a mi esposo (ella vive con nosotros). Y aun me cuesta aceptar y comprender la diferenciación que hacen los terapeutas entre su "desorden alimenticio" y "ella" como si fuesen dos entidades distintas pero lo usan como un recurso para decir que podemos estar molestos, frustrados, etc. con el desorden alimenticio pero no con ella. Bueno, en fin felicito a la autora del blog por su enfoque del tema con el que no todos podemos estar de acuerdo pero es un buen aporte para la reflexión y discusión.

    ResponderEliminar
  10. la anorexia es la huida empecinada de la fealdad y el desprecio (que uno vive realmente , equivocadamente u otros han impuesto) y el tiranico autorechazo en aras a alcanzar una idilica perfeccción femenina (equivocada o que otros han impuesto)
    en la familia está el origen (manifiesto u oculto) y la parte loca de la sociedad lo alimenta vendiedo idealizaciones de mercadeo
    el secreto es el equlibrio resolviendo prioritariamente los sentimientos heridos ( a veces ocultos) y rebajando las expectativas del cruel espejismo

    en los casos muy graves las anorexicas a veces no entienden como mujeres con fachadas normales o incluso poco agraciadas son amadas y queridas y se desenvuelven felices porque no tienen referencias afectivas mas alla de la fachada (desconocen el poder del amor familiar que no impone nada y celebra la libre y autentica autonomia del hijo y del equilbrio en la autoestima por lo que uno es y ha vivido en su mente y entorno independientemente de su imagen )

    ResponderEliminar